Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

lunes, 15 de agosto de 2016

Julieta (Pedro Almodóvar, 2016)

Julieta (Emma Sanz) está viviendo un período relativamente calmo de su vida. Junto con Lorenzo (Darío Grandinetti), están haciendo los últimos preparativos para un viaje a Portugal. Si fuera por Julieta no volvería más a Madrid. Cuando, sin querer ni buscarlo, se cruza en la calle con el pasado.
Bea (Michelle Jenner) la reconoce y le cuenta de inmediato que se ha cruzado con Antía (Blanca Feijóo) junto al lago de Como, en Italia, que tiene tres hijos y vive en Suiza.
Este relato desinteresado por parte de Bea remueve las capas de protección del espíritu de Julieta. Suspende el viaje a Portugal e incluso le dice a Lorenzo que no quiere verlo más, que necesita estar sola.
Se muda al edificio donde vivía antes en Madrid e inicia el largo peregrinaje de escribir sus memorias en forma de relato para Antía y revivir sus emociones sepultadas.
De este modo Almodóvar se vale de un hermoso guión escrito por él mismo, donde une tres relatos de la escritora canadiense Alice Munro (Destino, Pronto y Silencio), ganadora del premio Nóbel de literatura.
En principio Almodóvar pensó en filmar su nueva película en Canadá, donde están ambientados los cuentos, pero decidió que no se sentiría seguro filmando en tierra extraña y en un idioma que no es el propio, así que trasladó los ambientes en el guión a España.
En su relato, Julieta cuenta como a los 25 años (Adriana Ugarte), conoce al que sería el padre de Antía, Xoan (Daniel Grao) en un dramático viaje en tren. Drama que se inicia con un ramalazo contra la ventanilla del vagón donde viaja Julieta. Xoan está casado pero su mujer permanece en coma del que no parece vaya a salir. Cuando termina su suplencia en el colegio donde trabaja, Julieta recibe una carta de Xoan y eso la anima a ir a visitarlo. Llega, según le dice Marian (Rossy de Palma), un día tarde, ya han enterrado a la mujer de Xoan. Julieta tiene algo para contarle a Xoan. De su aventura en el tren ha quedado embarazada.
Conoce en Redes (el pueblo de A Coruña donde vive Xoan) a la amiga escultora de Xoan, Ava (Inma Cuesta). Le cuenta a Ava de su embarazo y esta la convence de que debe decírselo a Xoan.
Se suceden los hechos, en general dramáticos de la vida de Julieta, y con éllos Almodóvar desarrolla su más lograda película hasta el momento. Sin hacer uso de sus típicas muletillas ni de sus personajes extravagantes, sólo Rossy de Palma es de la partida en este film y su personaje, lejos de ser rídículo, es bien cotidiano y dramático, Almodóvar logra una aproximación más que discreta a los hechos narrados.
Pero el melodrama no está escrito con gruesas tintas ni con desbordes emotivos. Es un largo Vía Crucis hipnótico del que el espectador recién despertará con la voz familiar de Chavela Vargas, al finalizar la película.
Excelente, como de costumbre, la fotografía. En este caso el responsable ha sido Jean-Claude Larrieu y la incomparable banda sonora escrita por Alberto Iglesias tiñe las escenas con sus sonidos dramáticos, pero contenidos.
Creo que en eso radica el gran éxito de Almodóvar, en haber contenido su mundo pasional en búsqueda de la vida real de sus personajes.
Trailer
De más está decir que mi calificación es de 9 puntos sobre 10. ¿Porqué 9 y no 10?, porque de alguna manera extraño los toques humorísticos de sus películas.

lunes, 1 de agosto de 2016

La muerte de León Tolstoi (Sergei Gerasimov, 1984)

Los últimos meses de la vida de León Tolstoi son de una profundidad extraordinaria, como toda su vida y obra.
De vivir en la hacienda familiar de Yasnaya Polyana, rodeado de todo el confort digno de un noble de su posición económica, repartiendo monedas entre los pobres que acudían a él en peregrinación, huye en medio de la noche en carro y luego en tren por diversos poblados, hasta que enferma gravemente y lo bajan del tren en el poblado de Astapovo.
La noticia de su gravedad se difunde por toda Rusia y por todo el mundo. Al pueblito de Astapovo llegan periodistas para cubrir la gran noticia, hasta un gran patriarca de la iglesia ortodoxa rusa viaja al poblado para pedir a Tolstoi que se reconcilie con la iglesia antes de morir.
En las casi 3 horas de duración, dividida en dos partes, 1 Insomnio y 2 Partida, el extraordinario guión del director Sergei Gerasimov (plagiado por Jai Parini y Michael Hoffman para la realización del film "La última estación" del año 2009), abunda en flashbacks donde podemos entender un poco más de la compleja personalidad de este visionario gran literato y filósofo.
En la presentación del film hay un pensamiento del escritor que dice:
"Es extraño que tenga que permanecer en silencio con la gente que vive en torno mío
y hablar con los que están lejos, en el espacio y el tiempo, pues estos son los me escucharán."
De su diario, Octubre 26, 1907
Durante la primer parte el director nos muestra las hondas contradicciones en que se mueve el espíritu de León Tolstoi (Sergei Gerasimov) y sus malentendidos con su esposa Sofia Andreyevna (Tamara Makarova). Sus historias que comparte con su familia dos de sus nueve hijos, yernos y nieta que conviven con él en Yasnaya Polyana e invitados.
Sus vivencias respecto a Dios y a la muerte. La clarividencia con la que observa el mundo a su alrededor, los terratenientes que viven a expensas del trabajo de los campesinos, el socialismo que se está convirtiendo en algo absolutamente diferente.
En la segunda parte vemos a Sofia Andreyevna revisando sus papeles en una incursión nocturna a su escritorio. Esto da motivo a la huída de Tolstoi.
Hay una escena en el tren, donde se plantea una discusión entre Tolstoi y otro pasajero acerca del bien y del mal que es de una profundidad exquisita.
En otra escena del tren una estudiante universitaria le plantea para qué estudiar y convertirnos en seres más inteligentes si vamos a terminar bajo la policía del zar que no quiere personas inteligentes en Rusia.
Toda la película tiene una maravillosa fotografía de Sergei Filippov y cuenta con una banda de sonido extraordinaria de Pavel Chekalov.
Los últimos momentos de Tolstoi sumen al espectador en una angustia de muerte, quizás porque lo que sea el núcleo alrededor del cual gira toda la película es su muerte. Y sobre todo la conmovedora imagen de su secretario y amigo Dushan Petrovich (Borivoj Navratil) ocultándose para llorar.
Escena de la muerte (sin subtítulos)
Diez puntos sobre diez para esta maravillosa película.

lunes, 18 de julio de 2016

Un amor en Alemania (Andrzej Wajda, 1983)

Sobre una novela de Rolf Hochhuth, Boleslaw Michalek, Agnieszka Holland y el mismo Andrzej Wajda escribieron el guión de esta altamente emotiva película.
La historia comienza cuando un hombre de 49 años (Otto Sander) retorna en 1983, después de 40 años, a su ciudad natal en el estado de Baden-Wurtemberg, cerca de la frontera con Suiza.
Pero la acción se desarrolla principalmente en 1943, cuando en plena segunda guerra mundial, Paulina Kropp (Hanna Schygulla) atiende la tienda de frutas y verduras de su marido, quien está alistado en el ejército.
Pero Paulina tiene un amante en secreto, es un prisionero de guerra polaco, Stanislaus (Piotr Lysak) que vive enfrente de la tienda de Pauline, a cargo de los Melchior y quien la ayuda a subir y bajar los cajones con la mercadería.
Elsbeth Schnittgens (Elisabeth Trissenaar), lleva la contabilidad de la tienda de Pauline y le advierte que deje de jugar con fuego, (tener relaciones sexuales con un no ario implica la pena de muerte para ambos), justo cuando recibe el telegrama que le anuncia la muerte de su marido, lo que la deja desvastada.
Frau Melchior, que presiente que algo sucede entre el polaco y Pauline, le recuerda sarcásticamente que debe visitar a su marido mientras no lo envíen al frente ruso.
Karl Wyler (Gerard Desarthe) vuelve al pueblo por un fin de semana y se reencuentra con su mujer, Maria Wyler (Marie Christine Barrault). Su mujer le habla mal del adulterio de Pauline y le sugiere denunciarla y así quedarse con su tienda que da muy buenos beneficios económicos.
Los caballos del corralón donde duerme Stanislaus lo patean una noche y él va a dar al hospital. Cuando Pauline se entera, olvida su viaje para ver a su marido y va a verlo al hospital, de donde terminan echándola porque es una vergüenza que una alemana abrace en público a un polaco.
Una carta que Pauline le escribe a Stanislaus y que le envía a través de su amiga Elsbeth, termina en manos de la Gestapo y son detenidos los dos.
En 1983, el hombre visita en el geriátrico a Elsbeth para que le cuente cómo llegó la carta a manos de la Gestapo, pero la mujer, ya anciana, no quiere hablar del tema.
Mayer (Armin Müeller-Stahle), el oficial a cargo de la investigación hace todo lo posible por salvar a Pauline, hasta intentar convencer a Stanislaus que se germanice, a lo que él se resiste furiosamente.
Durante un poco más de dos horas, vamos a asistir al desarrollo y desenlace previsible de este drama, que si bien transcurre durante la guerra, no apela a ningún justificativo bélico para la conducta de la gente. Simplemente muestra a los seres humanos tal como son.
Cuando el hombre de 49 años, habla a la cámara, el espectador se va a emocionar y va a sentir una opresión muy fuerte en el pecho. Artes de un genial director de cine, Andrzej Wajda.
Todos los actores están magníficos, aunque el lucimiento de Hanna Schygulla es especial.
Una palabra de elogio para la magnífica banda de sonido creada por Michel Legrand.
Escena entre Hanna Schygulla y Elisabeth Trissenaar
Nueve puntos sobre diez para "Un amor en Alemania"

domingo, 17 de julio de 2016

Absolutamente todo (Terry Jones, 2015)

Hace muchos, muchos años, que no me reía tanto en cine como con esta película. Con este comentario ya no hace falta añadir algo más, está todo dicho. El director de "Los caballeros de la mesa cuadrada", "La vida de Brian" y la magnífica "El sentido de la vida", nos regala esta increíble película cómica que supera en buen humor a muchas otras de su escuela.
Un comité de extra terrestres (cuyas voces son las de John Cleese, Michael Palin, Eric Idle y Terry Gilliam, más conocidos por su grupo los Monty Python) toma la decisión de aniquilar el planeta tierra. Pero para cumplir con todos los requisitos intergalácticos deben someter previamente a sus habitantes a un test de moralidad. Deben discernir si son capaces de distinguir entre el bien y el mal. Se elige a un habitante de la tierra al azar y se le envían poderes como para poder realizar "absolutamente todo".
El habitante elegido resulta ser Neil (Simon Pegg) quien comparte el departamento con su perro Dennis. Cuando Neil exclame "porqué no hablarás para que te entienda", la voz de Dennis será la de Robin Williams, solamente el genial Robin Williams puede personificar a un perro.
Neil está enamorado de su vecina, Catherine (Kate Beckinsale), quien tiene sus propios problemas en el estudio de televisión donde tiene a cargo la producción de un programa sobre literatura, en el que, como le dice su jefe, no se debe hablar de libros porque no es lo que la gente quiere.
En el estudio se le presenta Grant (Rob Riggle) un militar estadounidense que viene persiguiendo a Catherine desde USA para que sea su novia.
Neil es profesor en un colegio secundario y justamente, su primer deseo se va a ejecutar cuando exclame delante de su compañero Ray (Sanjeev Bhaskar), "que mi clase sea destruída por un ovni".
De allí en más se van a suceder los enredos, las confusiones y otras situaciones verdaderamente cómicas, a causa de los super poderes de Neil.
Para el espectador que busque divertirse sin tener que verse forzado a aceptar violencia, pornografía ni sketchs remanidos, "Absolutamente todo" va a ser realmente absolutamente todo.
Con libro del mismo Terry Jones y Gavin Scott, se mueve por sí misma esta producción genial digna del humor de los antológicos Monty Python, pero con la mirada hilarante de Terry Jones.
Con música de George Fenton y fotografía de Peter Hannan, esta película tiene todos los elementos para hacer pasar un buen rato de diversión hasta al espectador más amargado.
Trailer
La escala de calificación que elegí para mi blog va desde 1 hasta 10, pero para esta película la voy a modificar. De 1 a 100 y recibe.... 98 puntos. Disfrútenla.

domingo, 3 de julio de 2016

Contraté un asesino a sueldo (Aki Kaurismaki, 1990)

Las películas de este brillante director finlandés, destilan un humor muy fino que se desliza por entre los decorados de cine negro y los abandonados personajes de sus películas.
En "Contraté un asesino a sueldo", Henri Boulanger (Jean-Pierre Leaud) decide suicidarse, pero los intentos que hace le salen mal, entonces decide contratar un asesino a sueldo para que ponga fin a su vida.
El mismo día que efectiviza el contrato del asesino, conoce en un pub a Margaret (Margi Clarke, que es la versión inglesa de Kati Outinen, su actriz fetiche) una vendedora de flores (¿será un homenaje a Charles Chaplin en "Luces de la ciudad"?) y se enamora. Entonces cambia de opinión, ya no quiere morir. Desde ese momento deberá vivir huyendo de su asesino (Kenneth Colley) a quien paradójicamente solo le quedan unos meses de vida.
Una brillante (aunque oscura, muy oscura) realización de Kaurismaki.
El espectador no podrá escapar de la atrapante historia, así como Henri intenta escapar de su asesino, cuyos vericuetos se complican en miles de situaciones absurdas llenas de humor negro. Por ejemplo, Henri se refugia en una casucha en medio del cementerio.
No hay mucho más que decir sobre el film. La fotografía es brillante. La música es brillante. Las actuaciones, libres de emociones y sentimientos, son magníficas.
"Cuesta abajo"
Ocho puntos sobre diez para otra excelente comedia negra de Aki Kaurismaki.

lunes, 27 de junio de 2016

Brooklyn (John Crowley, 2015)

"Brooklyn" es, por sobre todas las cosas, una historia de inmigrantes. El hogar que se deja atrás queda abrochado a los sentimientos y no es muy fácil desprendérselo.
Eilin (Saoirse Ronan, la adorable Agatha del "Grand Hotel Budapest") tiene el ofrecimiento del sacerdote de la parroquia de su Enniscorthy natal, para irse a vivir a New York, para ser más precisos a Brooklyn. Allí tendrá alojamiento en una casa de huéspedes regenteada por Mrs. Kehoe (Julie Walters) y trabajo en una de las grandes tiendas de la zona, Bartocci's. Además el padre Flood (Jim Broadbent) le va a pagar el primer año en la escuela nocturna donde podrá aprender Contabilidad.
Nada podría ser más auspicioso para esta sencilla chica irlandesa, pero la nostalgia tira fuerte y la ahoga en sentimientos. En Enniscorthy quedaron su hermana Rose (Fiona Glascott) y su madre viuda (Jane Brennan).
Hasta que conoce al chico indicado en un baile de la comunidad irlandesa. Tony Fiorello (Emory Cohen) no tiene un pelo de irlandés y todos de italiano. Pero es amable y respetuoso con Eilin y sabe como enamorarse de élla y hacer que élla se enamore de él.
En toda la película no hay grandes dramas ni escenas trágicas. Es una película amable con los personajes. Basada en una novela de Colm Toibin, Nick Hornby escribe un hermoso guión que el director John Crowley va a plasmar en imágenes y actuaciones tan dulces y emotivas como la vida misma.
Esa amabilidad se traslada al espectador. No va a presenciar una historia de buenos y malos, ni de héroes y villanos. Simplemente es la historia de Eilin y de cómo hizo de Brooklyn su hogar.
Excelente la fotografía de Yves Belanger y la música de Michael Brook.
Hay un par de escenas maravillosas donde sin palabras, simplemente con la mirada de Saoirse Ronan, la película cuenta más cosas que las que podría apelando a las palabras.
Eilin debe regresar a Irlanda al recibir la noticia de la muerte de su hermana Rose. Tony tiene miedo de ese regreso, "al fin de cuentas el hogar es el hogar".
De regreso a Enniscorthy se entera de que en la empresa donde trabajaba Rose la quieren para cubrir su puesto y también entabla relación con Jim Farrell (Domhnall Gleeson) quien le ofrece compartir su vida. El futuro de Eilin pende de un hilo, sino fuera por la intervención de Mrs. Brady (Emma Lowe). su ex-jefa de la panadería, la bruja del pueblo, que hace que Eilin retome el hilo de su vida.
Una hermosa película para ver y disfrutar con el corazón.
Trailer
Ocho puntos sobre diez para "Brooklyn", una dulce historia de inmigrantes.

jueves, 16 de junio de 2016

El umbral (Stay) (Marc Forster, 2005)

"Stay" o sea quédate, permanece, etc y nunca "El umbral" como lamentablemente la han rebautizado, es una maravillosa historia de misterio donde nada parece ser real o bien todo puede ser real. Un poco el espectador debe jugar a las adivinanzas sobre qué es cierto y dónde lo están tratando de embaucar.
Pero la historia sopla y arrastra al más pintado de los espectadores, salvo que no le interese ver esta película por lo que imagino que tampoco le interesará leer esta humilde crónica.
El Dr. Sam Foster (Ewan McGregor) es un psiquiatra que debe reemplazar a su amiga la Dra. Beth Levy cuando esta sufre una fuerte depresión.
Entre los pacientes que le toca atender está Henry Letham (Ryan Gosling), un taciturno e introvertido joven a punto de cumplir los 21 años que de entrada nomás no quiere saber nada con el Dr. Foster.
Sam convive con Lila (la encantadora Naomi Watts) de la que vamos a descubrir que intentó suicidarse cortándose severamente las muñecas. Así que Sam Foster también tiene trabajo en su casa.
La próxima vez que lo venga a ver, sin turno, interrumpiendo la sesión que el Dr. Foster está sosteniendo, Henry le va a confesar que va a suicidarse el próximo sábado antes de las 12 de la noche, antes de cumplir los 21 años.
Por más que Sam intente indagar sobre la vida de Henry hay muy poco que se sea de utilidad para hacer un diagnóstico de la enfermedad de Henry. Es más, Henry hace vaticinios, por ejemplo predice que esa tarde va a granizar. Dice que sus padres están muertos y que no tiene ningún otro pariente, aunque luego reconoce a su padre en la persona del Dr Leon Patterson (Bob Hoskins) maestro de Sam.
Con estos pocos ingredientes, David Benioff escribe el guión de esta asombrosa historia, en la que el espectador no va a dejar de sorprenderse. Los personajes viven en el filo del mundo de los vivos y el de los muertos.
Es claro que dentro de las especulaciones del espectador están las alucinaciones que el Dr. Foster sufre continuamente.
Las imágenes dentro de las pesadillas o de las alucinaciones son asombrosas, muy fien fotografiadas por Roberto Schaeffer, colaborador habitual del director.
En fin, "Stay" es una película para quedarse a ver y disfrutar de un muy buen espectáculo con la dosis de misterio necesaria para no aburrir y mantener la atención.
Trailer hablado en castellano
8 puntos sobre 10 es mi calificación para este film.