Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

domingo, 12 de marzo de 2017

El Viajante (Forushande) (Asghar Farhadi, 2016) 🌟🌟🌟🌟🌟


Por primera vez en mi blog, voy a introducir una crítica ajena. Es tan buena y coincide tan plenamente con mis emociones que decidí copiarla.

Genial crítica de James de Bello (Italia) a la película iraní "El viajante" de Asghar Farhadi-.
-Después de haberse mudado a su nuevo hogar, Emad (Shahab Hosseini) y Rana (Taraneh Alidoosti), un par de actores se encuentran en una difícil situación después de sufrir una violación de su hogar. Lo que pasan por las actuaciones en el teatro local de la obra de Arthur Miller "Muerte de un Viajante" su relación da un giro de la que podrían no volver nunca.
-Traté de mantener la sinopsis lo más vaga posible para no estropear la película, ya que, como en la mayoría de las películas de Farhadi, el incidente detonador se produce más adelante en la película y el drama en última instancia, no se desarrolla hasta el tercer acto, algo que a este Director le gusta hacer y en el que sobresale, dando siempre prioridad al espacio en el que los personajes se desarrollan y viven su vida cotidiana.
-Y esas son precisamente las razones por las que "El Viajante" es un cuento de venganza fantásticamente sutil y moralmente complejo, enmascarado como un drama doméstico, que tiene uno de los mejores trabajos de actores que he visto en 2016, aunque esto podría ser demasiado poco decir en un terreno familiar de Farhadi.
-No es una coincidencia que Shahab Hosseini haya ganado el premio al mejor actor en el Festival de Cine de Cannes, si hay una razón por la que esta película tiene éxito es él. Esta
actuación es cruda y auténtica en su propia forma única. Logra guiarnos a través de cada una de las etapas de degradación que atraviesa su personaje y se las arregla para hacerlo sin que nos demos cuenta. En un nivel de superficie es donde el arco del carácter que atraviesa sería difícil de creer, hay algunos cambios que no parecen naturales cuando se deletrean. Sin embargo, Hosseini logra vendernos a esta persona y toda la turbulencia que tiene que atravesar, se las arregla para mejorar pequeños momentos que no puedo imaginar trabajando en su papel. Se ajusta a la perfección en el mundo que Farhadi construye y sale dando una potencia a una actuación que guía al público a través de toda la narración.
-Ciertamente, Farhadi merece compartir parte del crédito por el rendimiento también, por muchas razones. En primer lugar, al igual que en todas sus películas, las actuaciones de todo el staff son perfectas, dirige a los actores a la perfección y ni siquiera te da la oportunidad de darte cuenta de esto. La manera en que él maneja únicamente la captura de la vida cotidiana es profundamente asombrosa. Desde el trabajo de la cámara hasta todos los detalles del bloqueo de los actores hasta las palabras que dicen, el tejido de lo ordinario que logra poner en pantalla es impecable. No tengo ni idea de si todo esto es meticulosamente pensado o si se deja a la improvisación brillante y no lo quiero saber, lo que está claro para mí es que como director sus métodos de trabajo son excelentes y los resultados que logra producir en la pantalla son notables.Es por eso que, cuando se trata de construir el drama, Farhadi es tan magistral. La evolución del mismo es natural y no se siente obligado nunca sobre los personajes, los paralelos trazados con el teatro podrían ser un poco demasiado en la nariz, pero son sorprendentemente relevantes y son utilizados para un efecto cinematográfico increíble. Él logra construir y construir el drama y al hacerlo culmina en un final fascinante donde todos los temas y las preguntas morales que la película hace fluyen naturalmente de ella y te dejan colgando en el momento justo.
-También se las arregla para construir una compleja red de señales visuales y utilizarlas eficazmente para complementar los personajes y la historia, una vez más aquí los paralelos visuales con el teatro son una alegría verlos desplegar. Hay que decir que este es un territorio muy familiar para Farhadi,
el contraste de la justicia personal frente a la justicia
institucionalizada ya era muy relevante en su película anterior "La Separación" y también lo es la perspectiva de la venganza, la degradación y el peaje de los individuos y los resultados destructivos de la misma. A veces incluso siente como si estuviera retrocediendo sus pasos y para alguien que ha visto su película esto podría resultar en un resultado ligeramente predecible, a pesar de que el drama autocontenido en la película nunca pierde su relevancia para los personajes, resultando en una fascinación constante Ver que desafía al espectador y desafía ritmos cinematográficos tradicionales y las expectativas
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Trailer
No tiene sentido pretender calificar una obra de arte. Excepcional desde todo sentido, desafío a que los espectadores recuperen el habla al finalizar la película y vuelvan a su estado natural.

domingo, 5 de marzo de 2017

Manchester frente al mar (Kenneth Lonergan, 2016) 🌟🌟🌟🌟

En el cine norteamericano detona periódicamente una supernova que ilumina el cielo de las estrellas hollywoodense durante un momento. Ese es exactamente el caso de "Manchester frente al mar", escrita y dirigida por Kenneth Lonergan.
Como antecedentes se puede citar "Margaret", película que aún no he visto, pero que tiene excelentes críticas.
No es que aporte nuevas ideas al mundo del cine, es más, su estilo es ultra conservador, pero hereda de Clint Eastwood el ritmo que le permite explorar en todas sus posibilidades las escenas dramáticas y a su vez transforma en drama a todo el contienente de la película..
Es realmente asombroso como consigue que Casey Affleck, quien lleva sobre sus hombros todo el peso de la historia, sea convincente en su personaje de Lee Chandler, un arquetipo del norteamericano de clase baja, que está huyendo de sus emociones y por lo tanto de su vida. Es más, utiliza recursos que yo creo que ni Casey Affleck sabía que los tenía, dosificados con tanto arte y contención que resultan asfixiantes para el espectador. Y no es que los aborde con inexpresividad como Ryan Gosling en "La la land" (aún no entiendo como esta buena película pudo haber sido elegida para competir por el título de mejor película en el show de los Oscar), sino que se adivina realmente la contención en su mirada, en sus gestos. Cuando la represión hace que estalle en llanto en una de las mejores escenas dramáticas, hasta el llanto es contenido y para el espectador, absurdamente real.
Todos los personajes de la historia, especialmente Patrick (Lucas Hedges), la ex-mujer de Lee, Randi (la estupenda Michelle Williams), el hermano de Lee, Joe Chandler (Kyle Chandler), su amigo George (C.J. Wilson) y la madre de Patrick, Elise Chandler (Gretchen Mol), brindan actuaciones memorables, justamente por convertirse en seres muy alejados de la humanidad emotiva y viviente. Cargan con sus vidas como si de objetos se trataran y siguen su curso adelante sin detenerse a meditar ni un segundo en los hechos que están viviendo.
La escena entre Randi (Michelle Williams) y Lee (Casey Affleck) cuando se encuentran por casualidad en una calle de Manchester, es donde la incomunicación se lleva todas las palmas a la mejor represión. Quieren decirse que se quieren, pero no pueden, están absurdamente bloqueados por el estilo de vida que llevan.
Hay otra escena memorable en la película, donde se revelan los recuerdos más dolorosos de Lee. Toda esa escena no tiene ni una sola palabra. Está iluminada por el "Adagio" de Albinoni, en una de las mejores utilizaciones que haya visto en la historia del cine de este dramático tema.
Excelente la banda de sonido de Lesley Barber. Interpreta notablemente las ideas del escritor y director Kenneth Lonergan.
El espectador sensible va a sentirse despojado de sus sentimientos y de sus emociones, porque toda la película colabora eficazmente en ese sentido y va a permanecer en silencio. Pero es una experiencia que no va a olvidar fácilmente.
Trailer
Nueve puntos sobre diez para una excepcional página del cine contemporáneo.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Ya es mañana en Hong-Kong (Emily Ting, 2015) 🌟🌟🌟

Muy al estilo de Richard Linklater y su saga de "Después del ...", Emily Ting retoma la proposición de realismo en cine para mostrarnos la vida y proyectos de dos treintañeros estadounidenses expatriados a Hong-Kong.
También como en las películas de Linklater, la película es casi una excusa para mostrarnos los atractivos de esta extraña ciudad del Oriente.
Muy occidentalizada, pero donde aún la mayoría de la población no sabe hablar inglés y el idioma cantonés es algo opuesto a nuestras costumbres occidentales.
A través de dos encuentros casuales, separados por tres años, Ruby (Jamie Chung) una hermosa californiana nieta de chinos emigrados a Estados Unidos y Josh (Bryan Greenberg) un neoyorquino de familia judía emigrado a Hong-Kong para trabajar en su especialidad financiera para el banco HSBC, comparten sus historias, bueno, poco a poco.
El gran logro de la película, está en la facilidad con que se suceden los diálogos, la fluidez con que estos dos seres humanos casi se comunican entre sí, unidos por el lenguaje en común.
Los dos están comprometidos y sienten vergüenza por lo que viven como una traición a sus respectivos.
Caminando por las calles de Hong-Kong, con sus escaleras mecánicas y barrios típicamente occidentales, pero pintados de chino.
El espectador va a disfrutar de esta sencilla película en la que poco y nada es lo que sucede, sino los hechos de un encuentro casual entre dos seres humanos, sus historias y sus proyectos.
Ruby diseña animales de peluche y es muy graciosa la escena cuando se encuentra a sus creaciones copiadas por el ingenio chino en un puestito callejero. "Qué debería hacer, llamar a la policía", le pregunta a Josh.
Excelentemente bien filmada, con una dirección de fotografía brillante y un ritmo difícilmente igualable, la película se desliza fácilmente entre las mentes de los espectadores. Un espectáculo digno de ser visto.
Trailer (en inglés)
7 puntos sobre 10 es mi calificación para esta divertida comedia humana.

sábado, 18 de febrero de 2017

Las Mil y Una Noches - 2. El desolado (Miguel Gomes, 2015) 🌟🌟🌟🌟🌟

"El Desolado" es el título de la segunda parte de esta colosal trilogía de Miguel Gomes. El título de "Las Mil y Una Noches" se debe a la estructura en forma de narraciones, que el director le atribuye a Scherezade, de historias que suceden en el Portugal actual.
Comienza la película con la historia de Simón, "sin tripas" (Chico Chapas), llamado así por ser flaco piel y huesos y por no tener "tripas", es decir ningún prejuicio a la hora de hacer lo que quiere. Simón está siendo perseguido por la policía por las serranías de su pueblo por haber matado a su mujer y a su hija. Esta historia le sirve como excusa a Miguel Gomes para mostrarnos bellísimas imágenes de las sierras y sus lagunas. Y las sombras de la soledad del ser humano.
La segunda historia es fundamental para comprender el espíritu que llevó a Miguel Gomes a realizar esta obra monumental. Se llama "Las lágrimas del juicio" y comienza, de modo absurdo y surreal con una muchacha mostrando las huellas de sangre de su desvirgamiento que llama a su madre para darle la buena noticia y anunciarle que le va a preparar una torta a su marido. La madre después de darle la receta de la torta le dice que si no se atreve que despierte a la mujer negra, pero que puede ser contraproducente porque su marido puede entender que le está dando vía libre para satisfacer sus necesidades.
Acto seguido, la madre le dice que ya no puede hablar más porque va a comenzar el juicio que tiene a su cargo. Por primera vez se da vuelta y la jueza muestra su cara al espectador (la magnífica Luisa Cruz).
El objeto del juicio son los inquilinos por haber vendido los muebles del departamento que alquilan que pertenecen al dueño.
Todos los muebles están en el juzgado, que vale aclarar que se trata de un anfiteatro griego. La mujer reconoce haber vendido los muebles pero dice que no tenía medios para pagar el juicio al que su hijo estúpido los llevó. La jueza le pregunta porqué dice que su hijo es estúpido y la madre le pide al hijo que diga en que consiste ser hombre y mujer. El hijo declara que todo hombre precisa la vagina dos veces al día. Esa fue la razón porque la nuera le inició juicio. La madre también dice que el dueño es un hombre grosero y que en lugar de saludar con "buenos días", los saluda con "andá a la concha de tu hija".
La jueza dice que ese no es motivo para vender los muebles del propietario. Que debe reconocer los derechos a la propiedad y sugiere a la madre que castre a su hijo como solución. La nuera se levanta dentro del público pidiendo se deje sin efecto la venta de los muebles ya que eran para pagarle su demanda y que élla la retira porque extraña a su marido. Pero que el propietario no solo es grosero sino que llama al 112 de Servicios Sociales sólo para oir pasar la ambulancia. Que eso causó retrasos en el servicio porque tenía ocupada la línea e hizo que un niño muriera antes de llegar al hospital. El propietario aduce que hace esas cosas instigado por un genio. El genio dice que no es un genio malo, sino que actúa así porque se lo ordena su amo, un empresario de una familia de abolengo. La jueza le pide al genio que no acuse a esa familia, "todos ladrones" contesta el genio. Se presenta en el juzgado el fantasma de una vaca que dice tener que aclarar que élla fue responsable de que la ambulancia no llegara a tiempo y cuenta que con sus doce hermanas fue robada en una noche oscura. Que en un bache del camino élla cayó del camión y se encontró con un árbol que le contó que le habían robado todos sus olivos, lástima que no pueda estar el árbol aquí. Que la ambulancia atropelló a la vaca y por eso llegó tarde. Que la instigadora del robo de las vacas es una sordomuda, que está también en el juzgado y las historias se siguen encadenando convirtiendo a acusados en víctimas. La jueza cae en un estado de desesperación.
"Esto me provoca dolor decabeza y ganas de vomitar.
Esta grotesca cadena de estupidez, maldad y desesperanza, comienza a sobrepasar mi competencia y sobre todo mi paciencia.
Lo que un tribunal debe juzgar sigue cierta lógica: Alguien comete un crimen. La corte juzga la gravedad del
crimen en proporción al daño. El resto de la sociedad reconoce los actos ilegales cometidos y la sentencia que aplica el juez y saca conclusiones sobre su propia conducta.
Lo que no es normal y comienza a parecer repugnante es esta interminable lista de miseria y culpa donde no hay ni inocentes, ni prisiones suficientes para encerrar a todos los culpables.
Esta cadena de eventos al azar es una cosa pegajosa que nos entristece y nos hunde a todos.
¡Váyanse a la mierda todos ustedes!"
Luego se ve a una mujer negra desnuda preparando la torta.
La tercer historia es sobre los propietarios de Dixie. Dixie es un perrito abandonado a quien recoje una mujer, Gloria, porque se parece a un perro que élla tuvo antes, Dixie. Cuando lo llama por ese nombre, el perrito responde, pero decide dárselo a una vecina, Luisa (Teresa Madruga) que está habitualmente deprimida y su marido Humberto (Joao Pedro Benard) es poco lo que puede hacer. Un día Luisa conoce a una pareja joven, Vania (Joana de Verona) y Vasco (Gonzalo Waddington) y finalmente les deja a Dixie diciendo que se va de viaje por tres días. Pobre Dixie en manos de gente irresponsable. Hay una magnífica escena de Dixie jugando con el fantasma de Dixie.
Nuevamente Miguel Gomes deslumbra con su cámara, su guión surrealista pero muy certero en la denuncia de la realidad descarnada de nuestra sociedad.
La película no tiene un minuto de sobra y es un alegato para todo aquel que pueda tomar distancia de la cadena de injusticias y maldades que inunda este mundo nuestro.
Trailer
Hasta el trailer es magnífico. Diez puntos sobre diez para esta genial segunda parte de "Las Mil y Una Noches".

viernes, 17 de febrero de 2017

Neruda (Pablo Larraín, 2016) 🌟🌟🌟🌟🌟

Ya desde el comienzo el film es desconcertante. Una discusión entre senadores de derecha e izquierda y el comunista Pablo Neruda (Luis Gnecco) en el baño del reciento del congreso.
Luego aparece la voz del relator que también desconcierta, porque habla en tono despectivo de los intelectuales izquierdozos. Hasta que nos enteramos que la voz del narrador es la del oficial de policía Oscar Peluchonneau (Gael García Bernal).
El gobierno de turno, pseudo democrático como la mayoría de los gobiernos latinoamericanos en 1940, ha comenzado a perseguir a obreros e intelectuales de izquierda. Pablo Neruda denuncia públicamente al presidente Gabriel González Videla por su actitud represiva. Esto le vale que el presidente le haga perder los fueros parlamentarios y ordene su captura.
Para la captura lo llama a Peluchonneau, de quien nos enteramos fue un bastadrdo no reconocido por su padre, un famoso policía, aunque él consiguió que le dieran su apellido.
En contra del consejo de sus amigos y camaradas del partido y de su propia mujer, Delia (Mercedes Morán), Neruda insiste en mostrarse públicamente. Dice que quiere oler los pasos de sus perseguidores.
Intenta escapar a Argentina por el paso de Las Cuevas, pero los gendarmes chilenos no aceptan su pasaporte en el que figura su nombre real Ricardo Reyes y no su nombre de poeta.
Luego intentará fugarse en un barco de bandera china anclado en Valparaíso, pero uno de sus camaradas le da la pista al policía y llegan antes que pueda embarcarse. Deben huir de Valparaíso y, de regreso en Santiago, los camaradas le ofrecen el escape final, por el sur chileno, en medio de la nieve.
A esta altura de la película, Peluchonneau llega a la casa de Neruda para detenerlo. Allí encuentra a Delia y el diálogo que se entabla entre éllos es sublime. Delia le dice que él no es un personaje principal de Neruda, que no tiene importancia, es sólo un caracter secundario. Esto ofende a Peluchonneau quien jura capturar a Neruda y se va a dar a su persecución, por los campos y montañas del sur chileno, en medio de las más bellas imágenes de las que tenga memoria.
La historia desemboca entonces en un relato literario, donde todos los movimientos son pasajes de una novela ya escrita con anticipación por Pablo Neruda, o por Borges.
La actuación de los tres intérpretes principales es sublime. Gael García Bernal hace carne en el policía inseguro y violento. Mercedes Morán interpreta con su natural soltura a la aristocrática Delia del Castillo y sus sarcasmos son absolutamente maravillosos. Por último, pero no porque sea en orden decreciente, sino porque es uno de los personajes más ricos jamás vistos en cine, Luis Gnecco debe haber sido en algún momento parte del alma del poeta, sino es inconcebible que lo interprete con tanta naturalidad y habilidad actoral.
La dirección de Pablo Larraín justifica todos los lauros conseguidos por la película en su corta historia. Sin lugar a dudas es uno de los mejores filmes del año 2016.
Trailer
Diez puntos sobre diez para "Neruda" maravillosa historia de persecuciones y magia poética.


Mondo (Tony Gatlif, 1995) 🌟🌟🌟

Podría haber sido una de tantas películas sobre chicos de la calle, pero no lo es.
Sobre la novela de Jean-Marie G. Le Clezio, el director Tony Gatlif escribe un guión mágico, donde todo lo que sucede es lo que hay en el mundo de "Mondo".
Mondo (Ovidiu Balan) es un chico vagabundo que aparece por las calles de Niza un día. Está siempre feliz, con una sonrisa radiante, aunque no tenga donde dormir ni qué comer.
Hace amigos por la calle. A un hombre que está leyendo en un banco de la plaza le pregunta "no querrías adoptarme".
Se sienta al lado de un mendigo, Dadi (Jerry Smith), que pide sentado en la vereda. Le junta las monedas. Lo acompaña a la terraza de un edificio donde vive una pareja joven con un bebé. Ellos le dan un tazón de café y un pedazo de pan.
A la mañana siguiente acompaña al muchacho, que hace números de magia en la rambla (Philippe Petit) y queda maravillado por sus trucos mágicos.
En una panadería, todas las mañanas, una mujer le corta una rebanada de pan fresco.
Mondo la va a comer sobre un malecón del puerto, al lado de un pescador (Maurice Maurin). Este pescador es también profesor y quiere enseñar el alfabeto a Mondo con unas piedras que guarda en su bolso.
Una tarde, bajo una tormenta, llega herido a un misterioso jardín. Se guarece en la casa y cuando se despierta hay una bonachona mujer cuidándolo. Es vietnamita y se llama Thi Chin (Pierrette Fesch).
Thi Chin lo cura con hierbas que sólo ella conoce y le ofrece quedarse con élla. Pero Mondo, tan pronto está curado, necesita volver a vagabundear y a ver a sus amigos.
Entonces descubre que a Dadi lo han llevado preso y que al mago y su familia los han desalojado por falta de pago. Busca al pescador, pero no lo encuentra.
Va a la casa de Thi Chin y tampoco está, sale desesperado, sintiéndose abandonado por primera vez en su vida y....
No cuento más. Deben ver esta hermosa fábula llena de magia y dulzura.
Trailer
Ocho puntos sobre diez para la hermosa historia de Mondo.


martes, 7 de febrero de 2017

Las Mil y Una Noches - 1. El Inquieto (Miguel Gomes, 2015) 🌟🌟🌟🌟🌟

En una trilogía épica, Miguel Gomes reúne algunos relatos sobre su Portugal actual y para hilvanarlos elige el diseño clásico de la colección árabe de historias "Las Mil y Una Noches". Entonces es Sherazada quien inicia cada una de las historias que cuenta para aplacar al califa sangriento.
Comienza este primer volumen, con la historia del director de cine (Miguel Gomes) que sale huyendo de su equipo de filmación y como estos lo persiguieron porque temían perder sus puestos de trabajo.
Luego la historia se deriva a los obreros de un astillero que después de haber entregado los dos últimos barcos estuvieron tres años a la deriva, sin trabajos que realizar, pero sin que oficialmente el astillero cerrara, hasta que finalmente se produce el cierre de la fábrica.
En consecuencia de la agitación entre los obreros despedidos, se reúnen el presidente del FMI, el del Banco Central Europeo, el Primer Ministro portugués, su ministra de finanzas y el dirigente del sindicato, en un club de campo, al que acuden montados en caballos y dromedarios.
Los discursos de los financistas, los reclamos del sindicalista y el atemperar los ánimos del Primer Ministro y su ministra de finanzas, son apoteóticos.
Cuando salen del club de campo, se encuentran con un mago que los reta a que digan si son realmente felices. Sobre todo al presidente del FMI lo incita a que diga cuando fue la última vez que tuvo una erección.
Lo mismo hace con los demás ejecutivos. Les promete solucionar sus problemas de impotencia, con una poción mágica.
El presidente del FMI es el primero en utilizarla y tiene una erección inmediata y todos los demás quieren usar la pócima.
Claro está que después todos quedan envarados y es imposible volver en ese estado al mundo real. Entonces el mago les dice que les dará un poderoso antídoto, pero le han de pagar 3000 millones y 900.000 euros.
La próxima historia es sobre un gallo condenado a muerte por la justicia por cacarear muy temprano y despertar a los pobladores. La dueña dice que aunque le enviaron la sentencia no lo mató ni lo va a matar.
Se realizan elecciones en el pueblo y el gallo supera en votos al Partido Socialista y al de la Concialiación Democrática.
Finalmente el juez acude a hablar con el gallo y este le cuenta que sólo quiso alertar a los pobladores sobre los incendios que se producirían en sus tierras. En realidad los incendios son provocados por una adolescente enamorada.
Y siguen las historias, en una de éllas el director nos hace viajar a la isla donde se han refugiado las mujeres de Bagdad huyendo del bárbaro califa que las mata luego de la noche de bodas.
Son todas historias surrealistas. Muy reales y políticas, pero con algo onírico en los desarrollos.
La fotografía es excelente, tanto como el montaje y la ambientación de cada historia.
Es prácticamente imposible identificar a los actores y personajes porque cambian a cada rato, pero todos están perfectos en su papel.
Rogerio Samora interpreta al primer ministro. Adriano Luz a Luis, el sindicalista. Diogo Doria al hombre de la comisión europea, Basirou Diallo, al mago.
Esta es solo la primera parte de la trilogía, cuando vea el resto las comentaré si realmente valen la pena como ésta.
Acabo de ver el trailer y es más sugerente que mi crónica. No dejen de verlo.
Trailer
Nueve puntos sobre diez para esta increíble producción del director de Tabú.