Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

martes, 16 de abril de 2013

El camino (Emilio Estevez, 2010)

El camino es el camino de Santiago. Así es como se llama a la peregrinación desde Francia hasta la catedral de la ciudad de Santiago de Compostela en Galicia que es donde se venera al apóstol Santiago, para los franceses Saint Jacques y para los ingleses Saint James. Pero porqué razón este peregrinaje que se remonta a la Edad Media sigue aún tan vivo entre creyentes e incluso no creyentes.
En honor al año jacobeo en el que se celebra al santuario, Emilio Estevez hace su película en torno a una emotiva historia basada en un libro de Jack Hill. Para protagonizarla convoca a su padre en la vida real, Martín Sheen y película, novela y realidad se adecuan mutuamente.
Es excelente el planteo sobre el que se estructura la película, porque toda la historia termina por ser real. El espectador siente que realmente personajes y actores han caminado desde la frontera francesa y esto se debe al hallazgo de Emilio Estevez al describir al peregrinaje como una epopeya humana y despojarlo de su contenido místico. El que haya estado en la catedral de Santiago de Compostela sabe que esto es verdad. Se percibe, entra en uno a través de un clima espiritual que envuelve al sitio más allá de las plegarias, más allá de la voluntad atea o religiosa.
Es esta percepción de Emilio Estevez lo que llena de valor al film, que además está excelentemente bien realizado y con los lugares por donde se lleva a cabo el peregrinaje hermosamente fotografiados. Un párrafo aparte se merece el elenco en el que no hay ni un solo error.
Por todas estas razones es que "El camino" se merece los nueve puntos de valoración. No dejen de verla, la van a apreciar.

martes, 9 de abril de 2013

Los amantes pasajeros (Pedro Almodovar, 2013)

Una nueva película de Almodovar es siempre un acontecimiento. En este caso retoma un camino dejado atrás por el hace ya unos  cuantos años: la comedia. Y lo hace con gran estilo. Si bien no es uno de sus más inteligentes guiones, "Los amantes pasajeros" tiene todo lo necesario para pasar un momento divertido.
De entrada no más aparecen Penelope Cruz y Antonio Banderas que se supone no actúan en la película. El argumento, sin tener muchas luces, exhibe a la tripulación de un vuelo, al mejor estilo de "Y dónde está el piloto", pero en clave gay. De los tres magníficos asistentes de vuelo sale gran parte del humor de la película. Uno de ellos es Javier Cámara, antiguo colaborador de Almodovar en "Hable con ella" y "La mala educación" y los otros dos son Carlos Areces y Raúl Arevalo.
Entre los que viajan en este avión están Cecilia Roth, con su profesionalidad de costumbre, la muy graciosa Lola Dueñas, Guillermo Toledo, Jose Maria Yazpik, Jose Luis Torrijo y varios más. En tierra Paz Vega, Blanca Suarez y otros, por ejemplo Carmen Machi hace el habitual personaje de Chus Lampreave. Un elenco de primera.
Pero en esta oportunidad, Almodovar no logra convencernos con la historia. Solo se trata de unos cuantos sketchs, muy divertidos eso sí, unidos por el destino común de los personajes y como trasfondo, la decadencia de España donde quedan en evidencia todos los desvíos de su sociedad tan perdida.
En resumen, solo los caracteres hacen al desarrollo de la película. Todo lo demás es una película menor, con muy poca profundidad, preparada para que la gente se divierta.
Los azafatos
Mi calificación es de seis puntos. Hala, id al cine y divertíos.

miércoles, 3 de abril de 2013

El nombre (Alexandre de La Patelliere y Matthieu Delaporte, 2012)

Matthieu Delaporte, uno de los dos directores, escribió esta obra teatral, donde como es de esperar, una cena de amigos se transforma en el agresivo juego de la verdad, donde todos se dicen todas las cosas que han ido guardando durante toda la vida.
Entonces hay que partir de la base que "El nombre" no es una comedia y que tampoco intenta serlo en su versión fílmica. Si bien algunas de las situaciones pueden inicialmente arrancar un esbozo de sonrisa, muy pronto se deja entender que de una reunión de pequeño-burgueses no es posible obtener nada que esté basado en la cordialidad.
Pero por supuesto que los personajes se mueven con ironías, pequeñas bromas y juegos de palabras y lo que comienza como la broma de un nombre fascista, decanta en la realidad que movió a los europeos a enviar a los judíos a campos de concentración.
Llegados a ese límite, los europeos pequeño-burgueses son capaces de desollar vivos a quien tienen adelante porque no guardan ni la más mínima caridad para con sus personas queridas.
Bueno, por supuesto que estoy hablando de los personajes de este drama pequeño pequeño.
¿Cuál es el momento en que el ser humano se atrinchera detrás de su personaje y deja de sentir amor por sus semejantes?. ¿Cuándo es que decide dejar de lado las pequeñas atenciones que su pareja o sus amigos merecen para seguir bailando en el reality show de la vida?.
Y por último, ¿es esa la única vía que los seres humanos tenemos para sobrevivir en una sociedad donde día a día los gestos de solidaridad son páginas en el facebook?.
Ignoro si esa fue la intención de Matthieu Delaporte al escribir esta obra de salón, la eterna cena de Luis Buñuel en "El discreto encanto de la burguesía".
Lo que sí sé es que no está permitido tener como reacción al término de la película una sonrisa ni una frase irónica. Sería más de lo mismo que acabamos de ver.
Es por eso que si lo que se espera al verla es salir agradablemente sorprendidos mi consejo es que no vean esta película. En cambio si lo que se quiere es reflexionar con inteligencia acerca de la condición humana en nuestra decadente sociedad occidental, es muy oportuno verla y sacar conclusiones.
Por otra parte hay que decir que los intérpretes están todos perfectos, cada cual jugando bien las características del rol que le ha tocado en suerte. La película está impecablemente bien hecha y el ritmo hace que la atención se mantenga sin decaer.
En conclusión, es una película de siete puntos sobre diez.

martes, 2 de abril de 2013

La vida de Pi (Ang Lee, 2012)

Ang Lee se ha especializado por cambiar de temática y entorno en cada película que filma.
De sus primeros filmes, en general comedias dramáticas ambientadas en su Taiwan natal, pasó a la Inglaterra decimonónica de Jane Austen en "Sensatez y sentimientos". De allí a "El tigre y el dragón" ambientada en las artes marciales chinas y los vuelos y destrezas dignas del otro Lee. Luego vino "Hulk" y "Brokeback mountain" o "Secreto en la montaña" sobre una no-común relación homosexual entre dos cowboys del middle-west.
Y ahora hace pie en la historia de las aventuras de un adolescente hindú que se encuentra a la deriva en un bote salvavidas en medio del océano Pacífico acompañado por otros animales, en especial un tigre de Bengala llamado Richard Parker por una equivocación del personal del zoológico.
La novela fue escrita por Yann Martel, un español nacido en Salamanca, con lo que todos los antecedentes son peculiarmente surrealistas y oníricos.
Hay hasta una isla poblada por suricatas que digiere a los seres humanos.
A pesar de haberla visto doblada al castellano a bordo de un avión, la historia me atrapó desde un comienzo.
El nombre del muchacho, Pi, no es un homenaje a la ciencia matemática, sino la abreviatura de Piscine (piscina o pileta o como quiera que llamen a esos lugares donde vamos a nadar).
Toda la película está llena de estas cosas y de escenas de una belleza inusitada. Tormentas en el medio del mar, una orangutana que pierde a su bebé, el ataque de una hiena.
Hay también la posibilidad que todo sea una fabulación y que la historia en realidad sea una acostumbrada secuencia de maldad y sufrimiento.
Todo está en el espectador. Todo queda en su inconsciente. Todo se resuelve según como quiera aceptar la historia.
Magnífica película, tuve la inmensa suerte de que el avión no contara con un sistema de proyección 3D para poder verla sin tonterías animadas que le hubieran quitado sin lugar a dudas la magia que destila en cada detalle.
A mi criterio la calificación adecuada es un 8. No es una obra maestra del cine, pero es una hermosa aventura cinematográfica y que, no debe haber sido filmada con mucha facilidad, ya que cuenta con la actuación de animales que es fundamental para su credibilidad.